Omitir vínculos de navegaciónInicio > Conoce Doñana > Climatología
El clima
en Doñana

Castroviejo (1993), citando a otros autores, define el clima de Doñana como de tipo mediterráneo con influencias oceánicas, o mediterráneo subhúmedo con influencia atlántica.

Las precipitaciones se caracterizan por aparecer concentradas en determinados meses del año, lo que prácticamente da lugar a la existencia de dos únicas estaciones, una húmeda, de octubre a marzo, y otra seca, de abril a septiembre. Las lluvias son muy variables de unos años a otros, con años muy secos, en los que ni siquiera se alcanzan los 200 l/m2, y otros muy húmedos, con precipitaciones que superan los 1.000 l/m2.

La media de lluvia caída en un año, cuando se toman períodos suficientemente largos de tiempo, supera los 550 l/m2, o ronda esa cantidad, unas veces por encima y otras por debajo, sin llegar a alcanzar los 600 l/m2. En períodos cortos, sin embargo, la media puede presentar variaciones notables, debidas a sequías o a años de precipitaciones abundantes.

Desde que se posee información más o menos fiable, han existido períodos muy secos de dos o tres años, siendo más raros los que superan esa duración (se cita uno de cinco años, a finales del siglo XIX, aunque cabe dudar de su fiabilidad). También son habituales períodos de dos o más años húmedos seguidos.

En cuanto a las temperaturas, Castroviejo (1993), que cita a Vela (1984), hace el siguiente resumen:

  • Media anual: entre 16 y 19 ºC
  • Media en verano: inferior a 25 ºC
  • Media en invierno: alrededor de 10 ºC

Hay pocos días de helada al año. Suelen tener lugar en los meses de diciembre, enero y febrero y, más raramente, en noviembre y marzo.

El viento, que sopla predominantemente en dirección suroeste-noreste, tiene en Doñana una influencia fundamental, ya que arrastra de manera muy continuada desde el mar cercano la fina arena y la deposita más o menos lejos. La zona donde predomina la arena, traída del mar por el viento, se denomina “zona de Cotos”. La influencia de otro agente geológico externo, el río (Guadalquivir), va neutralizando la del viento, según aumenta la distancia a la costa. Llega un momento en que empieza a predominar la marisma, con un sustrato de arcilla y limos depositados por el río en las avenidas. La Vera, entre la zona de Cotos y la marisma, presenta un suelo mezclado de arena y arcilla. El viento también sopla a menudo del este. En estos casos es seco y cálido, lo que hace que colabore muy eficazmente en la desecación anual de la marisma y las lagunas temporales.

Para las explicaciones que van a continuación se van a utilizar solo datos de precipitación y temperatura. Proceden de la estación meteorológica manual situada en las inmediaciones del Palacio de Doñana.

Las precipitaciones son muy variables de unos años a otros. La media anual para el período 1978-2007 es de 542,81 l/m2. Por lo general las precipitaciones se encuentran entre los 450 y los 650 l/m2 (18 de los 37 años de la serie se encuentran en esa franja) Esos dieciocho años pueden considerarse como de precipitación media (franja blanca de la Figura 2). Se considerarán lluviosos o secos, respectivamente (franjas azules), aquellos cuya precipitación ha ido de 650 a 850 l/m2 (6 años) y entre 250 a 450 l/m2 (7 años); y extremadamente lluviosos (4 años) o extremadamente secos (3 años) por encima y por debajo de esos valores (franjas rosas).



Diagrama ombrotérmico de Doñana...
Figura 5. Diagrama ombrotérmico (temperaturas y precipitaciones mensuales medias) de Doñana.
Como se aprecia en la figura, en Doñana el período de estrés hídrico va de junio a septiembre, con temperaturas medias en julio y agosto cercanas a los 25 ºC (24,15 y 23,86) y precipitaciones medias cercanas a cero en esos mismos meses: 1,82 l/m2 y 1,22 l/m2, respectivamente, en los treinta años considerados.

Las mayores precipitaciones medias se dan, por el contrario, en diciembre (105,97 l/m2) y noviembre (90,57 l/m2). En la gráfica de precipitaciones destaca también el repunte de abril (43,53 l/m2), bastante por encima de los meses contiguos de marzo (36,29l/m2) y mayo (30,65 l/m2). Abril es, por tanto, de media, un mes relativamente lluvioso en Doñana.

Temperaturas máximas y mínimas absolutas en cada mes
En la figura 7 están representadas las máximas y las mínimas absolutas de cada mes.

Las máximas absolutas mayores se dan también en junio, julio, agosto y septiembre, con valores que superan en todos los casos los 40 ºC. En esos mismos meses las mínimas absolutas no llegan a los 10 ºC.


Las mínimas absolutas que están por debajo de los 0 ºC se han dado de noviembre a marzo, siendo las más bajas las de diciembre, enero y febrero.
Temperaturas máximas y mínimas absolutas en cada mes...
Figura 7. Temperaturas máximas y mínimas absolutas en cada mes, en el período 1978-2007.
Glosario