Omitir vínculos de navegaciónInicio > Explora Doñana > Imágenes de Doñana
Doñana en imágenes
 

Pronunciar “Doñana” es abrir un mundo tan sugerente de imágenes, que parece imposible que una, diez, cien o mil fotografías puedan mostrarla sin palabras.

Puede uno remontarse hasta las nubes para apreciar la inmensidad de las dunas, de los lucios, de la vera, o acercarse hasta pequeños detalles que pasan inadvertidos a la vista, como unas leves gotas de rocío o unos estambres llenos de polen.

Para mirar Doñana es necesario detenerse. Quizá en la arena haya un animal mimetizado, o quizá en una flor permanezca inmóvil una araña de igual patrón de colores. Verla en su esplendor implica muchas horas de espera. Quizá la paciencia compense con la escena de unas nutrias jugando en una laguna, de un lince cruzando una raya o de unas Águilas Imperiales en vuelo nupcial.

Percibir Doñana a través de su luz es un privilegio. Luz, a veces tímida, como retazos de sol entre nubes de tormenta; luz intensa, cegadora, reflejada en todas direcciones por la marisma; luz descompuesta en arcoíris tras una fina lluvia; luz que se vuelve misterio al pasar por el tamiz de la niebla o se llena de matices azulados merced a una gran luna redonda en el horizonte.

Doñana es esto y mucho más. Doñana no cabe en unas palabras o en unas imágenes, pero todo tiene cabida en Doñana.

A continuación se presentan imágenes de Doñana agrupadas atendiendo a alguna característica común. Para ver uno de esos conjuntos, selecciónalo. Aparecerá la primera imagen ampliada y varias miniaturas debajo que podrás recorrer hasta verlas todas.